2 oct. 2016

El día que Babel rompió el meigallo

Crónica

El Deportivo lograba romper el maleficio contra el Sporting de Gijón con un latigazo de Ryan Babel en el tiempo añadido para firmar la segunda victoria de la temporada para los coruñeses.
Vía CanalDeportivo

Se hablaba durante toda la semana de que el partido ante el Sporting era vital, una de las primeras finales del campeonato. En frente, un equipo acostumbrado en los últimos años a no caer derrotado ante los herculinos. Pero los meigallos, al final, siempre se queman. De una manera u otra. Con la vuelta de Sidnei y con Marlos Moreno por y Bruno Gama por el sancionado Fajr y Borja Valle como principales novedades del partido ante el Atlético, el Dépor comenzó a asediar la meta de Cuéllar desde los momento iniciales, con Albentosa obligando al meta sportinguista a estirarse para evitar el primero de la noche a los diez minutos de partido.

Los de Gaizka carburaban, dirigidos por un sensacional Çolak que volvió a poner a Riazor a sus pies con esa endiablada zurda y su idílico juego entre líneas. Mientras, el Sporting intentaba desplegarse a base de fútbol directo, pero se topaba siempre de bruces con una defensa que se está caracterizando por ser de las más sólidas del campeonato.

Con el paso de los minutos, llegó el primer gol del partido. Çolak bota una falta que Borges acaba remachando después de tocar en dos defensas. El costarricense -máximo anotador del equipo en estos momentos- provocaba así la primera explosión de júbilo de la noche. Sin mucho más que contar se llegó al descanso, y tras el breve parón, los locales volvieron a la carga. Y es que un paradón de Cuéllar evitó que Andone, en el minuto 55', hiciese el 2-0 con un testarazo casi inapelable. El Dépor no sentenció, y llegó el empate en el único tiro a puerta del Sporting. Córner peinado en el primer palo por Sergio Álvarez y de nuevo empate en el marcador. Premio injusto para los de Abelardo que apenas habían pisado área siquiera.

Gaizka movió ficha, y dió entrada a Ryan Babel por Marlos Moreno en medio del vendaval ofensivo en el que se encontraban los herculinos, y posteriormente sería Guilherme el que sustituyese a Borges. Los minutos pasaban y el asedio era constante. Sidnei, Bruno Gama, Andone... ocasión tras ocasión, o bien la falta de puntería o bien las intervenciones del portero hacían esfumarse las opciones de victoria para acercar cada vez más un gris e inmerecido empate. Hasta que en el minuto 91, una conexión entre Bruno Gama, Çolak y el holandés acabó por implosionar las gradas, los bares, y todo lugar donde un deportivista estuviese viendo el partido. Babel recortó ante la presión de un rival y, con un latigazo desde fuera del área, batió a Cuéllar lamiendo la cefa del poste para poner el 2-1 en el marcador -carrera de Garitano incluida en la celebración-. El ex del Liverpool rompía el maleficio y de paso, se convierte en uno de los héroes del principio de temporada. Y es que no todos los días se marca el gol soñado por cualquier jugador. Porque seamos sinceros, no hay cosa más bella que un gol en el 90'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario