9 oct. 2016

De Lux a Ryan pasando por Çôlak

Análisis

El Deportivo llegó al parón por selecciones con un bagaje de 8 puntos de 21 posibles tras siete jornadas disputadas, en las que el rendimiento de varios jugadores ha dejado varios apuntes destacados.

Los principios de temporada siempre viene con el aliciente de altas expectativas y opiniones dispares. Que si este fichaje me gusta más, que si este jugador este año tiene que dar un paso adelante, que si este para que vino... Es difícil no mencionar a mínimo tres o cuatro jugadores después de cada partido y abrir la veda de la crítica, ya sea en pos de la alabanza o la discrepancia. Las primeras jornadas del campeonato no han sido una excepción, y en la afición deportivista son varios los nombres que siempre salen a la palestra.

La facilidad para encajar

El de Garitano es uno de los equipos más sólidos de la categoría, pero peca de inocencia en el momento en el que el rival consigue hacer una pequeña muesca en el entramado defensivo coruñés. Leganés y Sporting tuvieron tres tiros peligrosos a puerta entre los dos, y todos acabaron en gol. No se duda del excelente nivel mostrado por la línea defensiva coruñesa -que apenas titubeó con la ausencia prolongada de Sidnei-, pero sí se achaca a la portería que no salve puntos como sí lo hacen otros. Y ahí, las dudas de si debe seguir Lux o que se incluya al polaco Tyton en el once siguen bastante presentes.

Sidnei y Mosquera, dos pilares con rendimiento dispar

Es innegable que el brasileño es una de las figuras más importantes del equipo en estos momentos. Los elogios se acaban para un jugador que apunta a ser la próxima venta millonaria del club. Con Arribas o Albentosa, por alto o al corte... Ni un bajón de rendimiento, algo que por el contrario sí ha sufrido Mosquera, que sinceramente no está al mismo nivel que el mostrado el año pasado en la primera vuelta. De sus botas pasó gran parte del fúbtol que llevó al Depor a ocupar puestos europeos en la pasada campaña hasta el desplome de la segunda vuelta, coincidiendo con su bajón. Es fundamental en el once si está 100%, y ahora mismo es difícil decir que alcance el 70.

Emre Çôlak, candidato a ídolo

Si hablamos de que Sidnei no es la figura más importante en el sistema de Garitano no es por otra causa que por la llegada de Çôlak. Y es que el turco enamora. Le bastó un partido ante el Leganés para dejar claro que puede -y debe- ser el director de juego de un equipo que hasta su llegada estaba descabezado y sin ideas. Un auténtico jugón, de esos que recuerdan a las grandes figuras de la historia reciente del club como Djalminha por su desparpajo y saber hacer con el balón en los pies. Poco le falta para llegar a la categoría de ídolo si no la ha alcanzado ya entre el graderío.

El gol sigue pidiendo un nombre

Quizás el punto más acuciante de los planteados en este breve análisis. Al Deportivo le cuesta un mundo hacer gol, a pesar de que desde la llegada de Çôlak cada vez hay más alternativas gracias a sus envíos. El dato más relevante es que Florin Andone es el octavo máximo rematador de la Liga y aún no ha marcado oficialmente -ante el Athletic le anularon un gol que sí debió subir al marcador-.
Mala suerte, paradas de escándalo... Si la pelota no quiere entrar, no entra.

Ryan Babel, la incógnita de la esperanza

Ante el Sporting, Riazor vivió uno de esos momentos que te pueden costar la salud. Ese gol en el 90 que a veces es más bonito que todo un campeonato entero de Liga, pero que tuvo en este caso un protagonista que pasó en unos segundos de ser el fichaje "random" al nuevo héroe local. La calidad de Ryan Babel no la vamos a negar, ni tampoco que podría ser uno de los destacados a final de temporada -aunque suene a utopía arriesgada-. Rodeado de jugadores con talento y con la confianza reforzada, el holandés se presenta como una pequeña esperanza para el ataque, que no anda tampoco sobrante de efectivos. De momento, es el primer delantero en "mojar" en esta temporada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario