25 jul. 2016

Carles Gil, un socio para la delantera

De uno en uno

El Deportivo cerraba la contratación del extremo valenciano el pasado viernes, un joven al que en la cantera ché llegaron a catalogar como el nuevo David Silva.

Todas las canteras cuentan con una gran generación en la que las promesas salen por doquier en un momento dado. Esa etapa la tuvo el Valencia hace escasas temporadas, cuando Isco, Alcácer y Bernat irrumpieron en las filas chés con la intención de hacerse un hueco en el once del primer equipo. Junto con ellos, un habilidoso extremo también asomaba la cabeza sabiendo que podía hacer bastante ruido. Un jugador rápido, desequilibrante, abalado por quienes lo vieron crecer como futbolista y al que llegaron a llamar el nuevo David Silva, aunque en esto del fúbol -como siempre- es mejor no comparar.

Carles Gil de Pareja Vicent (Valencia, España; 22 de noviembre de 1992) se formó en la cantera del Valencia CF, a pesar de casi llegar a ser descartado en el equipo Infantil. El paso del tiempo corroboró que, de haberlo hecho, el error habría sido bastante grave, y en edad de Cadete el extremo se convirtió en una de las perlas de la cantera. Titular indiscutible en el Mestalla junto con Fede Cartabia y Alcácer, llegó a hacer la pretemporada con Pellegrino en la temporada 2012/13, aunque finalmente acabó siendo cedido al Elche CF después de renovar su contrato hasta 2016.

A pesar de tener sólo 19 años, Carles realizó una temporada extraordinaria. Con 31 partidos disputados y cuatro goles -tres de ellos en las primeras cuatro jornadas- acabaron por convertirlo en uno de los pilares del club ilicitano, que logró el ascenso a Primera División como campeón de la Liga Adelante. 
El Valencia decidió prorrogar la cesión del jugador, en un acto por mantener la progresión del mismo y sabiendo que el club franjiverde iba a proporcionarle la confianza y los minutos que necesitaba. Una oportunidad perfecta y que se solventó con la salvación del equipo en la máxima categoría y la explosión completa de Gil, que completó una satisfactoria temporada en la que jugó 33 partidos, repartió tres asistencias -coincidiendo todas con victorias ilicitanas- y un auténtico golazo que supuso el triunfo de los de Escribá sobre el Celta en el Martínez Valero.

Ya de vuelta a las orillas del Turia y a pesar de ser uno de los revulsivos de Nuno Espirito Santo durante los primeros partidos de Liga, Gil no encontró el acomodo del que sí había gozado en tierras alicantinas. Tras disputar 265 minutos en ocho partidos, Gil puso rumbo a Inglaterra en el mercado invernal dirección Birmingham para firmar con el Aston Villa previo pago de 4'5 millones de euros y 3 más en variables, guardándose el conjunto ché un 10% de una futura venta.
Durante sus primeros meses en la entidad, Carles pasó de disputar 5 partidos seguidos casi completos en Liga y de anotar un precioso gol ante el Bournemouth en la FA Cup a desaparecer del once inicial en un abrir y cerrar de ojos para no disputar ni un minuto más de la temporada 2014/15.

Las cosas fueron a mejor en el apartado individual en la 2015/16, al tiempo que el club de Villa Park se deshacía como un azucarillo en la competición, descendiendo como colista -posición que ocupó desde la décima jornada- con tan sólo 3 victorias en Liga. El valenciano, que participó en 23 partidos, dejó para el recuerdo un golazo de tijera en la derrota de los villanos por 3-1 ante el Sunderland en una temporada surrealista.

Pasada la quincena de julio, el Deportivo anunció la llegada del jugador -que ya había sido objeto de deseo por parte del club coruñés durante la pasada temporada- en forma de cesión pura. Después de su reconocimiento médido en el Hospital Modelo, el propio Gil afirmaba que "en el momento en el que apareció la posibilidad de venir aquí siempre fue mi primera opción".
No ha sido uno de los fichajes de más renombre del verano, pero sí uno de los que más expectativas puede generar. Al menudo extremo sólo le hace falta confianza y minutos para demostrar un talento que le viene de serie. En palabras de Braulio Vázquez, actual director deportivo del Valladolid y antiguo secretario técnico del Valencia, "Lo único que se le puede achacar es que tiene que hacer más goles, pero el Depor ha hecho una gran operación. Es el socio ideal para Lucas Pérez y Andone".

No hay comentarios:

Publicar un comentario