9 mar. 2017

Empate de reencuentros

Crónica

Pepe Mel y Víctor Sánchez volvían a medirse con los banquillos intercambiados en un estadio de Riazor que mostró una gran entrada en el partido aplazado entre Deportivo y Betis.
Foto de Carolina Ziel

Deportivo y Betis llegaban a Riazor para disputar un partido aplazado con una carga algo distinta a la habitual. Pepe Mel se enfrentaba por primera vez al Betis tras haberlo entrenado en dos etapas distintas, mientras que Víctor volvía por segunda vez esta temporada a un banquillo de Riazor. El encuentro entre coruñeses y verdiblancos, disputado en una cálida tarde festiva, comenzó con claro dominio bético. Veinticinco minutos tardaron los locales en espabilar y darse cuenta de que el balón ya rodaba por sus dominios. Y en cuanto se llegó casi a la primera hora de encuentro, el Depor empezó a venirse arriba.

Comandados por un siempre genuino Emre Çolak y el siempre batallador Florin Andone, los de Mel comenzaron a poner el susto en el cuerpo a un Betis que poco a poco se fue diluyendo. Quizás fuese por el once, o quizás por la repentina irrupción de los coruñeses. Pero desaparecieron. Andone -que vió al quinta amarilla tras una entrada sobre Tosca- «rompió» la cintura a Pezzela para que su centro acabase dando en el palo tras rebotar en un zaguero. Poco después, Juanfran disparaba desde la frontal, lo que obligó a Adán a realizar la primera gran intervención de la noche. Con el 0-0 se llegó al descanso, y a la salida del vestuario los de Mel siguieron en su momento dulce. Adán tuvo que volver a estirarse, esta vez para despejar a córner un latigazo de Emre Çolak.

Adán despeja el tiro de Juanfran al filo del descanso
La suerte siempre tiene que acompañar, y ahí el favorecido fue el Betis. Justo después de que Sidnei tuviese que salir del terreno de juego por molestias en la ingle, un córner sacado por Ruben Pardo en el minuto 70' acabó en los pies de Piccini tras un mal despeje de Borges. El italiano tiró como pudo, rebotó en el propio Borges y acabó entrando en la meta de Lux tras tocar en el poste. Con el 0-1, a punto estuvo Ceballos de sentenciar el encuentro, pero su disparo se marchó excesivamente alto. 
La reacción inmediata de los coruñeses acabó en dos ocasiones de Joselu, pero su chilena primero, y su volea posteriormente, acabaron en ocasión fallida. Ya en el minuto 89', Florin Andone falló por centímetros un remate a bocajarro que se marchó lamiendo la red lateral de la portería de Marathón.

Cuando ya parecía que la derrota iba a ser el resultado definitivo, Pezzela derribó a Borges en el área bética con un codazo. Álvarez Izquierdo, que realizó un arbitraje muy desatinado, señaló la pena máxima para que el propio mediocentro tico pusiese el empate en el marcador en el minuto 93'. Al final, extraño empate que deja al Deportivo a 5 del descenso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario